Etiquetas

Conserva la misma rebeldía que heredó en sus genes, un aire que le lleva a hablar de manera huracanada, vehemente. Con franca sinceridad y un punto de nostalgia, revisa los dos amores de su vida: el feminismo y el comunismo por los que ha luchado toda su vida

Lidia Falcón - Foto de Zigor Alkorta

DEIA.com
22 Abril 2007
Por Jon Mujika/Bilbao

Hija de un líder comunista -César Falcón- y nieta de anarquistas, antecesores fusilados, por sus manos pasaron los ladrillos de la fundación del Partido Feminista de España y los grilletes de la cárcel, debido a su febril actividad antifranquista. De aquella mujer rebelde que renegó de la falda hasta el tobillo y la pata quebrada, aún queda mucho. El paso del tiempo apenas le ha robado vigencia.

A los 16 años era madre casada y a los 20 años se puso a estudiar tres carreras…¿La vida al revés?

Es verdad, hice lo contrario. Pero en aquellos días no había más futuro ni más presente para una mujer que casarse y tener hijos. Yo lo hice buscando salir de casa y vivir una vida adulta que no podía.

¡Fuga fracasada!

Me casé embarazada. Yo follé cuando estaba prohibido hacerlo con 16 años. Si hubiese sido convencional, hubiese paseado con mi novio del brazo y hubiese esperado, como cualquier otra. Pero estaba enamorada hasta las cachas. Hoy no hubiese vivido aquel drama de la clandestinidad del amor. Para mí aquello era una tentación terrible.

Un cuento demasiado clásico, siendo tan revolucionaria…

Era tonta porque a esa edad sólo se puede ser eso, pero una tonta rebelde. No podía soportar el ambiente cerrado y opresor al que estábamos condenadas las chicas. El terror máximo era el qué diran los vecinos. Ese miedo a la opinión del otro sigue vigente, con algunos matices.

El activismo le despertó en la Universidad…

¡Qué va! Mi activismo es algo genético y aprendido, lo heredé de mi familia y desde que abrí un ojo vi en primera persona la represión. Desde pequeña tuve ese acervo cultural y político. La universidad de la época apenas me dio nada. Era una universidad fascista. Trabajaba por el día y estudiaba por la noche. Fue la parte de mi vida más dura y en la que tomé mayor conciencia aún…

¿Quién mató aquel feminismo?

Nada ni nadie. Sigue activo.

Hay quien acusa al dinero y a la sociedad del bienestar…

Pongamos que se ha amoldado a los tiempos de hoy y se ha hecho más moderado porque hemos conseguido mucho. Hubo avances espectaculares en muy pocos años, pero partíamos de la situación más desigual de toda Europa. Todo eso supuso una larga lucha y quizás hoy haya menos activismo. Hay un relajarse del movimiento pero la igualdad legal no se ha aplicado en la calle. Si la violencia de género ha desaparecido, qué venga Dios y lo vea.

Hoy se maltrata igual que ayer…

No había tantos asesinatos de mujeres; era una violencia más sistemática, más aceptada socialmente. El marido pegaba a la mujer y algunos jueces llegaban a decir que dos no discuten si uno no quiere.

¿Cree que la aparición de estos casos en los medios provocan un efecto dominó?

De eso nada. Si nos aparean y nos violan y nadie se entera, apaga y vámonos. Los medios han hecho mucho por esta causa.

¿Cómo contempla al comunismo de hoy en día con respecto al que vivió?

En España está, si no muerto, sí adocenado. El capitalismo ganó la mano con un póquer consumista increíble: la gente compra con aparente necesidad una serie de tonterías inútiles y se cree la utopía del estado del bienestar.

¿Qué enemigo le mató?

De dentro y de fuera. Carrillo, por el deseo de ser ministro, hizo mucho daño. Nos vendió a una bandera, un himno y una monarquía que no eran los nuestros.

¿No se vive mejor?

¿Quién; los inmigrantes, los que viven de una hipócrita Ley de Dependencia? Parte de este progreso es falsa ilusión.

LA PROTAGONISTA

EFECTOS PERSONALES

· Edad. 71 años

· Lugar de nacimiento. Madrid.

· Familia. Se casó con 16 años y a los 20 estaba divorciada y con dos hijos.

· Carrera profesional. Fue fundadora del Partido Feminista de España y la Confederación de Organizaciones Feministas del Estado español. Es autora de más de 40 obras.

Enlace a la fuente

Anuncios